Claves prácticas para superar el examen de Derecho mercantil

Durante las últimas semanas muchos de vosotros habéis pasado por mi despacho con la intención de aclarar dudas sobre la materia o sobre qué fuentes utilizar para preparar las preguntas del examen oral.

En las tutorías he intentado resolver vuestras dudas de contenido, pero tengo la impresión de que habéis puesto demasiada «carga emocional» en el examen del día 11 de enero y creo que esa actitud puede resultar contraproducente.

Por esta razón quiero daros algunos consejos para afrontar estas últimas semanas antes del examen. Espero que alguna de mis reflexiones os pueda ser de utilidad para superar con éxito esta última convocatoria.

Consejo nº 1. Sitia tu cerebro con el Derecho mercantil.

A un importante grupo de estudiantes os atenaza pensar que es la última oportunidad de aprobar el Derecho mercantil II (al menos en la licenciatura a extinguir) y queréis dar con el método infalible para aprobarlo.

Pues aquí os lo traigo: sitia tu cerebro con Derecho mercantil.

Leerte 250 veces esos apuntes de origen dudoso no te va ayudar para nada (véase, además el consejo nº 3). La clave infalible para aprobar la asignatura es que rodees tu actividad diaria con el Derecho mercantil. No se trata de que estos contenidos ocupen unas horas de estudio al día, sino que también la lectura casual o de ocio esté impregnada de los contenidos de la asignatura.

Lee a diario los blogs que os recomendé en el vídeo sobre el PLE, o busca en la red otros de temática similar; sigue en la prensa en materias relacionadas con nuestro temario (en las noticias suelen aparecer temas como las preferentes, cláusulas abusivas, distribución comercial, rebajas, contratos bancarios, seguros de responsabilidad civil, incluso alguna estafa en la que se han utilizado pagarés falsificados). De esta forma amplías el marco de referencia de lo que estudias y haces más conexiones mentales con los contenidos que quieres dominar.

Para «rodear» tu cerebro con la asignatura puedes también intentar leer el Manual como si no lo estuvieras estudiando. Este último consejo exige control mental, pero es efectivo. Lee de nuevo tanto los textos legales como tu manual de referencia (ese que no volviste a abrir desde que lo «convertiste» en apuntes), y hazlo con una mirada virgen. Con la predisposición de saber y entender las instituciones que se van explicando, no con el objetivo de memorizar textos que no tienen sentido para tí.

La idea de partida de este consejo es sencilla: atacar desde varios frentes de forma que sea inevitable que acabes moviendote de forma cómoda en la asignatura, es decir, sabiendo de qué estas hablando.

Lógicamente en toda prueba de evaluación tiene que haber estudio sistemático de los conceptos, pero si llenas tu tiempo con lecturas, noticias, comentarios que tengan que ver con esas materias, estarás preparandote para el examen oral sin darte mucha cuenta. Y olvídate de lo que «va» y «no va» para el examen. No seas rácano con tu esfuerzo: esta es tu última oportunidad y no puedes volver a tratar de aprobar memorizándote media docena de frases y unos cuantos artículos.

Consejo nº 2. Tu experiencia pasada con los exámenes orales no determina tu futuro.

Te has repetido tanto el mantra «soy mal@ en los exámenes orales» que has acabado convencido de que esa falsedad es real. El modo en el que nos hablamos es determinante en la vida, y no es lo mismo pensar que un examen oral se te dió mal que decirte que «eres» malo en los exámenes orales, porque lo que «es» no cambia y entonces ¿para qué esforzarte?

Piensa que has superado muchos exámenes, has recorrido el largo camino de la licenciatura y simplemente estás ante tu último paso. Ni más ni menos. Pero lo importante es como lleves el «qué» (Derecho mercantil) no el «cómo» (modo de examen) que es menos relevante de lo que te imaginas. Y si a pesar de todo pensar en un examen oral te bloquea, recuerda que tendrás unos minutos para hacerte un esquema, así que esa parte «escrita» te permitirá tranquilizarte y reflexionar antes de contestar oralmente.

Consejo nº 3. Un clásico: el peor libro…

… es mejor que los mejores apuntes. Lo has oído desde la educación infantil. De hecho estás harto de este consejo que, además, crees que no es cierto porque muchas veces has aprobado vomitando el contenido de unos apuntes que te habían pasado.

Pero en esta ocasión hay algunas novedades que no deberías perder de vista:

  • es tu última oportunidad: ¿te la vas a jugar con unos apuntes que te han pasado y no sabes ni de dónde proceden?
  • llevamos varios cursos académicos sin clases presenciales: ¿cuántos años pueden tener esas fotocopias?
  • aunque tus amigos aprobaron con ellos, tú no tienes el contexto del que salieron, porque no has tenido clase. Eso hace que partiendo de esos resúmenes ajenos sea muy dificil que puedas contestar a problemas o cuestiones que te plantee el profesor en un examen oral. Tener un manual de referencia es una guía que te permitirá solucionar tus dudas y recorrer el contenido de la materia de una forma ordenada y sistemática, sabiendo que no te dejas nada relevante en el camino.

Y para terminar una reflexión: ¿cuándo fue la última vez que estudiaste con las leyes (el «Código» tradicional, o en formato on line) al lado del libro?

Es sorprendente lo pronto que nos habituábamos en la licenciatura a prescindir de la Ley (!) y tomar a los Manuales como lo que había que estudiar. Recuerda que nunca pedirás al juez que aplique un libro. «¿Me tengo que aprender los artículos de memoria?» es una pregunta incorrecta. No se trata de memorizar, se trata de haber trabajado con la norma. Piensa, además, que aunque los estupendos manuales que hay en mi asignatura facilitan la comprensión de nuestro objeto de estudio, muchas veces no hay nada mejor que la lectura de la Ley desnuda para entender de qué estamos hablando…

Y recuerda que me pagan para que certifique a la sociedad que sabes de qué estás hablando.

Felices fiestas y mis mejores deseos para un 2016 en el que espero que puedas recibir tu licenciatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 3 10 ?